El Decreto 162-11 contempla que todas las solicitudes de exoneraciones de impuestos amparadas en Leyes o Contratos de Conseción ratificados por el Congreso Nacional, sean sometidas al Ministerio de Hacienda para su estudio y tramitación.

Viendo la publicación fechada 21 de marzo de 2011, este requisito abarcará a todas las exenciones otorgadas hasta el momento y no para las que surgieran a partir de este decreto por lo que deberia evaluarse si esta medida contraviene el principio constitucional de la no retroactividad de la ley.

Consideramos como positivo que a futuro el Ministerio de Hacienda pueda hacer un estudio del impacto fiscal de las exoneraciones y medir el sacrificio que representaria para el Estado la aprobación de dicha solicitud, y que incluso pueda hacer un levantamiento del sacrificio fiscal que han representado por los proyectos aprobados, pero es recomendable que las autorizaciones que existen hasta el momento y que ya fueron reconocidas en la DGII se mantengan.

Finalmente el Decreto contempla tambien que el Ministerio de Hacienda le de seguimiento mediante fiscalización a las exoneraciones otorgadas para asegurarse que a los bienes objeto de la exoneración se les esté dando el uso previsto en la ley o contrato que lo contempla notifique a la DGII y la DGA para que proceda de acuerdo con los articulos 8, 9 y 10 de la ley 4027 sobre Exoneraciones de Impuestos.

Esos articulos se refieren a los plazos establecidos en las exoneraciones para el traspaso de bienes o cuando por alguna artimaña se utilice a una institución que goce de exención para introducir articulos gozando de exención y luego negociarlos.

Los contratos de conseciones traen consigo sus propias clausulas sancionatorias, así como la ley 158-01 de Incentivo Turístico cuya aprobación se habia estado solicitando a través de la Corporación de Fomento Turistico CONFOTUR y que en lo adelante deberá agotar un proceso burocrático en el Ministerio de Hacienda.